Redes sociales podrían ser decisivas a la hora de definir quien tomará el lugar dejado por Barack Obama

“Esta es su victoria”, dijo en 2008 Barack Obama a sus votantes tras haber ganado las elecciones en Estados Unidos. Igualmente fue una conquista para Rahaf Harfoush (Siria, 1984). Ella fue voluntaria en la campaña del mandatario que dejará el puesto tras las venideras elecciones.

Pasó seis meses en su equipo de redes sociales. Ha pasado mucho tiempo y Harfoush se describe como antropóloga digital, y además está convencida de que el ganador será quien logre “hacer llegar su mensaje a la gente y diferenciarlo entre todo el ruido que hay en Internet”. Para esto será clave según afirma el uso de las redes sociales.

En 2008, Obama consiguió dos millones de usuarios en su página web, y 3,5 millones de personas hicieron alguna donación. “La campaña fue tan revolucionaria porque fue una de las primeras organizaciones, que no empresas, en reconocer el potencial del entorno digital y las redes sociales. El equipo era muy brillante, trabajé con el cofundador de Facebook, Chris Hughes”, apuntó Harfoush. “Fue uno de los primeros políticos en reconocer dónde estaba la gente. Quiso llegar a los jóvenes y fue de los primeros en abrirse una cuenta en Twitter, en Facebook… No podía competir con el reconocimiento con el que contaban las trayectorias de John McCain o Hillary Clinton. Así que tuvo que ser muy creativo”.

Harfoush, es creadora de bestsellers como ‘Yes we did: An inside look at how social media built the Obama brand’ (donde pone al descubierto los entresijos de la campaña electoral) y ‘The decoded company: Know your talent better than you know your customers’, Harfoush reconoce que “la de 2016 va a ser una carrera de fondo, por lo que es muy difícil determinar cómo va a acabar”.

Detalló que la campaña de Clinton le recuerda a la de Obama, aunque recalcó que esto no es garantía de la victoria de quien busca ser la primera mujer en arribar a la Casa Blanca para conducir los destinos del país norteamericano, ya que para esto tendrá que superar a un empresario como Donald Trump, quien tiene un equipo detrás que busca sacarle provecho al lenguaje explosivo que ha empleado a lo largo de toda la ruta con la seguridad de que podrán cumplir con la meta de alcanzar la victoria.

Vale detallar que la labor de Harfoush logró que el 67 % de los fondos para realizar la campaña se obtuviera a través de las redes sociales

Todo esto podría cambiar o tener un giro distinto tomando en cuenta que las elecciones se realizarán el martes 8 de noviembre en un proceso de segundo grado, en el cual los votantes tienen la misión de escoger a los representantes y senadores que deberán escoger al nuevo presidente, por medio del Colegio Electoral.

Queda poco menos de un mes por lo cual hacer una predicción es casi imposible ya que para la fecha de las elecciones cualquier cosa podría suceder o presentar influencias sobre alguno de los aspirantes a llegar a la Casa Blanca y ser el mandatario 45 que comande los destinos para los próximos cuatro años, sin contar con una posible reelección.